martes, 27 de noviembre de 2012

HISTORIA Y ARQUITECTURA EN MÉXICO.- El Monumento a la Revolución Mexicana...




El monumento a la Revolución es una estructura que originalmente seria el Congreso de la Unión, el detalle es fácil de entender en el cambio de planes; el dinero que estaba siendo destinado a su construcción, se encauzo para caminos allá a finales del Porfiriato.

El diseñador fue el arquitecto francés Emile Bernard, que gano el concurso que el General Porfirio Díaz convoco a nivel Mundial para diseñar lo que estaba siendo considerado, uno de los edificios mas espectaculares del Mundo; toda su alma esta construida de acero puro, viguetas que fueron cuidadosamente enlazadas por una empresa norteamericana contratada allá del 1910.

Con la falta de recursos, era lógico que la estructura fuera abandonada y poco a poco deteriorarse, así que en 1921 sirvió para instalar, en sus naves laterales, la Exposición Comercial Internacional del Centenario de la Independencia, para que tengamos una idea de esta feria comercial internacional; la obra costó de $600,000 pesos y fue iluminada con 20,000 lámparas, las columnas de los amplios salones, de estilo azteca, fueron diseñadas para los tres pisos de galerías junto con un cabaret y un teatro. Esta exposición, obra de la iniciativa privada, se extendía sobre un área de 15,000 metros cuadrados.

Pero de nueva cuenta, pasada la exposición, cayo en el olvido, no fue sino hasta 1932 que se empezó a derribar la estructura de lo que correspondía a las naves, mas el esqueleto metálico de la bóveda central, seria una perdida no utilizarlo, así que el Ing. Alberto J. Pani propuso aprovecharle para construir el Monumento a la Revolución, una vez que fue aprobada la idea, a inicios de 1933 se creó un patronato y se lanzó la convocatoria para construir el monumento que recordara a los mexicanos, su revolución, no fue sino hasta cinco años después que el arquitecto Carlos Obregón Santacilia concluyó la obra.




El resultado lo conocemos hoy, un conjunto que mide 65 M. de altura, la estructura principal presenta cuatro arcos de 26 M. de alto por 18.50 M. de ancho, recubiertos en su mayor parte de piedra chiluca, ya que los arranques de las pilastras y sus vértices exteriores lo están de piedra negra, sobre éstas últimas descansa un gran cubo de piedra chiluca, el que, a su vez, sostiene una doble cúpula, la cual se complementa con otra interior. La cúpula exterior se halla recubierta de láminas de cobre y se remata en linternilla hueca, de piedra negra, que se proyectó originalmente para alojar un haz luminoso que sería guía nocturna para los aviones –que hasta el día de hoy no se ha encendido—.




Aunque dispone de dos elevadores para ascender a la cúpula; el primero asciende verticalmente hasta llegar al nivel de las terrazas interiores; el segundo lo hace describiendo una trayectoria curva que sigue la forma de la cúpula y lleva hasta la linternilla ó domo. En el tiempo en que fue instalado, el elevador curvo estaba considerado mundialmente como el primero en su género.

En 1938 se decidió que las pilastras interiores fueran habilitadas como criptas del panteón revolucionario: así es como el 5 de febrero de 1942 se recibieron los restos de Venustiano Carranza y posteriormente los de Francisco I. Madero, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas. El busto del Gral. Cárdenas que ahí se encuentra, realizado en 1971, es obra del escultor Ernesto Tamariz.

Si desean visitar el monumento a la Revolución, se llevaran la sorpresa de que el gran sótano, fue habilitado en la década de los 80s como el Museo de a la Revolución, el cual contiene a mayor detalle lo que aquí les he relatado.




Por ENIGMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para Nosotros...