jueves, 31 de enero de 2013

ARQUIMEXICO NOTICIAS.- La Torre de Pemex, un gigante a prueba de fallas...

La explosión en la torre B del conjunto Torre Ejecutiva Pemex, pone por primera vez en 30 años a prueba la estructura de 214 metros

Imagen cortesía EFE

 Diseñada por el arquitecto Pedro Moctezuma Díaz Infante (padre del político Esteban Moctezuma Barragán), en 1976, la Torre Ejecutiva Pemex fue el primer edificio ‘inteligente’ de México.  Tras cinco años de planeación la construcción inició en 1981 y la Torre se inauguró en 1982. El edificio permaneció como el más alto del país durante 19 años.

La Torre Pemex está equipada por lo que se conoce como Building Management System (BMS), un sistema inteligente que controla todas las instalaciones y equipos de forma armónica y eficiente, al monitorear el funcionamiento de sistemas eléctricos, hidro-sanitario, de elevadores y protección contra incendio y tiene la capacidad de controlar la iluminación del edificio.

La explosión, ocurrió presuntamente en el sistema de aire acondicionado que instaló la empresa Solavite SA en la Torre Ejecutiva de Pemex en julio de 1989. Según la página web de la empresa el sistema consta de cuatro Equipos CI-60,  que incluyen equipos de refrigeración generadores de vapor que generan ahorro en consumo de gas, demanda de agua, y consumo de productos químicos.

En su página web Solavite publica un testimonio del Ingeniero Ricardo Contreras López, jefe de departamento de Aire acondicionado de la Torre Ejecutiva de Pemex, que dice: “La instalación de esta tecnología nos ha representado un sistema libre de incrustación, eliminación de tratamientos alternativos, tiempo de personal en mantenimiento correctivo y principalmente la continuación en la operación de los equipos, consecuentemente un servicio eficiente sin quejas de los usuarios”.



Fuente: Skyscrapercenter.com The Global Tall Building Database of the CTBUH


De acuerdo con el documento “Logros SSC 2011” (www.cyberroom.mx/pemex/Logros-SSC-2011.docx), de la subdirección de servicios corporativos de Pemex, área responsable del mantenimiento de la Torre de Pemex, se señala que: “En 2011 sobresale la instalación de aire acondicionado en el edificio B-1, la cual tiene tecnología de punta que utiliza refrigerante ecológico, por lo que no requiere de una planta de servicios auxiliares y, como opera de manera seccionada para proporcionar diferentes condiciones de temperatura, permite obtener considerables ahorros de energía”.

El documento menciona que el sistema de aire acondicionado da servicio a unas 6,000 personas. El informe, sin embargo reconoce que: “varios inmuebles presentaban un notable estado de deterioro y rezagos de atención, por lo que comenzaron a atenderse los requerimientos más urgentes, considerando las observaciones de la Comisión Mixta de Seguridad e Higiene en el trabajo”.
Leonardo Hernández, director de Ingeniería de Summa Solutions, empresa de soluciones en energía, explicó que la explosión pudo originarse por un exceso de presión o por la fatiga de una válvula en el sistema de aire acondicionado.
De acuerdo con Hernández, “en la Torre de Pemex emplean un sistema de chillers de absorción, que se alimenta de calor, gas o vapor, para generar el frío, por eso pudo haber explotado”.


Más tarde, Pemex, a través de su cuenta de Twitter explicó: "Peritos analizan las causas del incidente. Cualquier otra versión al respecto es especulación".
La estructura de la torre de 214 metros de altura, contiene 53 plantas de 2.77 metros de altura por piso y entre  1,845 a 1,850 metros cuadrados de superficie habitable; además de dos niveles subterráneos de estacionamiento.
De acuerdo con ICA, la constructora a cargo del proyecto, el edificio ocupa un área de 3,500 metros cuadrados.  Se usaron 600 toneladas de acero de refuerzo y 3,700 metros cuadrados de concreto.


La cimentación se adjudicó mediante concurso a Solum SA, para ser realizada en un tiempo de 90 días. La estructura se apoya al suelo con 164 pilotes construidos en concreto y acero, hincados a una profundidad de 32 metros, superando el relleno pantanoso del antiguo lago, hasta llegar al subsuelo más firme.

El edificio soportó los sismos de 1985, ya que fue diseñado para soportar temblores de hasta 8.5 en la escala de Richter, gracias a un sistema de 90 amortiguadores sísmicos para darle la estabilidad al momento de un terremoto.

La torre se alimenta eléctricamente de dos puntos distintos de la ciudad, estas cargas son de 16 mega-voltios, suministradas por tres subestaciones de media tensión de la ciudad que garantizan el abasto permanente.
La Torre Pemex cuenta con cristales reflejantes ‘inteligentes’, que matizan la transmisión caloríficas de los Rayos Solares, el vidrio se le llama semitemplado.


Vía ObrasWEB

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son importantes para Nosotros...